Motherfuckers!

De los veranos del amor al amor armado

Lunes 9 de noviembre de 2009, por la felguera

Las vallas del Festival de Woodstock son derribadas mientras alguien saquea un almacén propiedad de la organización y reparte entre la muchedumbre sacos de dormir y tiendas de campaña. En el Lower East Side de Nueva York exhiben navajas, aunque también tienen armas de fuego. Se preparan para algo mayor.

"Vivían como ratas" Abbie Hoffman

"Eran gente muy desagradable: barbudos, gordos, airados, beligerantes, feos, perdedores y duros" Wayne Kramer

Proveen de comida a los sin techo de la ciudad, al mismo tiempo que retan a la industria del rock and roll, a los empresarios rebeldes y a MC5. La visita de la banda de Detroit acaba con sus miembros huyendo de la ira motherfucker. No piden nada. Lo toman todo. Simulan el asesinato de un poeta y realizan una abierta apología de una asesina real, Valerie Solanas y sus disparos contra el arte (Andy Warhol). Intentan cerrar el Museo de Arte Moderno, inundan de vagabundos salas de arte y pretenden acabar con todos los policías de la ciudad. Pelos largos, hombres lobo, drogas, comunas y chaquetas negras de cuero. Están frente al Pentágono, desafiando a los policías que lo custodian, mientras los yippies pretenden hacerlo levitar. No eran hippies, ni tampoco una organización política al uso. Eran una banda callejera politizada, una tribu y un clan revolucionario, un oscuro grupo de afinidad convertido en una verdadera familia cuyo discurso giraba en torno a una constelación de ideas que incluían a Dadá, la anarquía y la autodefensa armada. Por vez primera en castellano, los textos, panfletos y pósters de Black Mask/Up Against the Wall, Motherfuckers!

— -

Reseña en Vice Magazine (por Santiago Salvador)

En octubre de 1968 se montó un pitote considerable en el Fillmore East de Nueva York, tras el cual los MC5 tuvieron que salir por patas. Más tarde, Wayne Kramer definió así a los Motherfuckers que les querían meter la del pulpo: “Querían cocinar allí, que sus bebés se cagaran en las sillas. Era gente muy desagradable. Barbudos, gordos, airados, beligerantes, feos, perdedores. Y duros.” ¿Quiénes eran realmente los Motherfuckers? ¿Una banda callejera politizada con mucha maña para las navajas? ¿Un clan anarquista que daba comida a los sin techo? ¿Una familia disfuncional que aplaudía el balazo que le enjaretó Valerie Solanas a Andy Warhol? ¿Una mutación violenta y tarada del movimiento hippie? ¿Dadaístas armados con escopetas que llenaban de vagabundos las galerías de arte? ¿Performers pasados de rosca que encañonaban a poetas con pistolas de juguete? ¿Licántropos fumetas que acabarían sus días como pseudobandidos en Nuevo México? ¿Hell’s Angels con programa político? Tras la lectura de este precioso volumen—que recopila por primera vez en castellano los textos, panfletos y pósters de los colectivos Black Mask/Up Against The Wall, Motherfuckers!—me inclino a pensar que todas las preguntas aciertan… en parte. El recorrido por la historia de los Motherfuckers—el purulento grano en el culo que le salió a la nueva izquierda americana de finales de los 60—que nos propone el colectivo La Felguera (aka La Sociedad Secreta) es decididamente excitante. Y una completa locura si te da por ponerte Albert Ayler de fondo.

— -

"Un proyecto para estudiar, para aprender, para asumir, para actualizar, para recrear en el presente. Como dice el Colectivo de Trabajadores Culturales, son artefactos que apuntan hacia experiencias, pasiones, aventuras y enamoramientos capaces de provocar rupturas y pequeñas interrupciones. Vayamos, pues."

(Antonio Orihuela en vocesdelextremopoesia.blogspot.com)

SPIP | Aviso Legal | esqueleto | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0